Horarios de la parroquia – Contacto – Donativos




https://chat.whatsapp.com/HcZVvINbXFT85StAcFgazH

Operación Kilo – Campaña de verano

Reparto de mes de julio:

Reparto de Junio:

Reparto de mayo:

Corpus Christi: ¡una última e inolvidable bendición desde la torre a las 12:30!

Desde el domingo 15 de marzo, en que empezó el confinamiento, todos los domingos, Jesús Eucaristía ha subido a la torre de esta parroquia para bendecir a todas las familias -especialmente las más necesitadas atendidas por Cáritas-, proteger a los más débiles, consolar a tantos enfermos, interceder por los difuntos, acompañar a sus familias y fortalecer a quienes con su trabajo y empeño han hecho frente a la pandemia en primera fila: sanitarios, policía, políticos, logística, sacerdotes, voluntarios… ¡El Señor Jesús sigue entre nosotros y nunca se irá!

El Señor subió por última vez a la torre para recibir el honor y gloria que se merece.  Al finalizar, sonó el himno de España, para que el Señor siga guiando a todos los ciudadanos en el empeño de construir una gran sociedad.

Bendición del Domingo V de Pascua (10 de mayo):

Bendición del Domingo IV de Pascua (3 de mayo):
Carillón durante la bendición e himno de España:

Repiques y carillón a cargo de Luis Baldó, de la Agrupación de Campaneros de Madrid:

Bendición del Domingo III de Pascua (26 de abril):

Tañidos y repique manual de las campanas del Domingo III de Pascua (26 de abril) a cargo de Luis Baldó:

Primera bendición, el domingo 15 de marzo:

 

Cáritas Madrid – Campaña 2020 Día Nacional de Caridad

Carta de nuestro Arzobispo, D. Carlos Osoro. Pulsa aquí.

¡Vaya apoyo a la «inglesia» en su tarea caritativa!

El jueves del Corpus Christi, Día Nacional de Caridad (trasladado en la mayoría de diócesis al domingo), un niño ha traído a la parroquia un sobre con una carta dentro… y algo más.

Decía Sta. Teresa de Calcuta que los mejores profesores son los niños. En esta escuela de la sencillez y la generosidad, hoy toca una clase magistral:

«Hola:
Soy (…). Tengo 10 años. Quiero donar 50 € a la «inglesia». Encontré el dinero en la calle. Lo que pasó es que estaba caminando por la calle y me encontré 100 €. Voy a donar 50 € a Unicef y otros 50 € a la «inglesia».
Mi padre dijo que me puedo quedar con 10 €.

No es tanto, pero es algo, al menos. Espero que el dinero ayude a la gente pobre que están sufriendo de la pandemia del Coronavirus.
De (….)(firma)».

Querido niño:
No te quede ni la más mínima duda de que tu generosidad hará mucho bien a unas cuantas personas. Vamos a invertirlo en algo que guste mucho a los niños como tú, y que repartiremos de tu parte el próximo mes de julio a todos los niños de las 130 familias que atendemos. Será un detalle de tu parte. ¡Te lo mereces, pequeño gigante!
¡El Señor te bendiga, corazón generoso, y bendiga a tu familia que tan bien te ha educado!
Alfredo, párroco.
PD: te propongo que recemos por la persona que los perdió. Esperemos que no fuera un dinero de extrema necesidad.

Mes de Mayo – Carta del Papa y oraciones

Carta del Santo Padre Francisco
a todos los fieles para el mes de mayo de 2020

Queridos hermanos y hermanas:

Se aproxima el mes de mayo, en el que el pueblo de Dios manifiesta con particular intensidad su amor y devoción a la Virgen María. En este mes, es tradición rezar el Rosario en casa, con la familia. Una dimensión, la doméstica, que las restricciones de la pandemia nos han “obligado” a poner en valor, también desde un punto de vista espiritual.

Por eso, quiero proponer a todos que redescubramos la belleza de rezar el Rosario en casa durante el mes de mayo. Se puede rezar juntos o de manera personal, según sean las circunstancias, pero aprovechando al máximo ambas posibilidades. Pero, en cualquier caso, el secreto es rezarlo con sencillez. Es fácil encontrar, también en internet, buenas guías para poder rezarlo.

Además, les ofrezco dos oraciones a la Virgen que podéis recitar al final del Rosario, que yo mismo también rezaré durante el mes de mayo, unido espiritualmente a vosotros. Las adjunto a esta carta para que esté disponible para todos.

Queridos hermanos y hermanas: contemplar juntos el rostro de Cristo con el corazón de María, nuestra Madre, unirá más los lazos espirituales que nos unen como familia y nos ayudará a superar esta prueba. Rezaré por vosotros, especialmente por los que más sufren; pero vosotros, por favor, rezad por mí. Os doy las gracias y os bendigo de corazón.

Roma, San Juan de Letrán, 25 de abril de 2020
Fiesta de san Marcos, evangelista

::::::::::::::::::::::::::

ORACIÓN 1 DEL PAPA FRANCISCO A LA VIRGEN

Oh María, Tú resplandeces siempre en nuestro camino como signo de salvación y esperanza. Nos encomendamos a Ti, salud de los enfermos, que ante la cruz fuiste asociada al dolor de Jesús manteniendo firme tu fe. Tú, Madre de todos los hombres, sabes lo que necesitamos, y estamos seguros de que proveerás para que, como en Caná de Galilea, pueda regresar la alegría y la fiesta después de este momento de prueba. Ayúdanos, Madre del Divino Amor, a conformarnos a la voluntad del Padre y a hacer lo que nos diga Jesús, que ha cargado sobre él nuestros sufrimientos y ha tomado nuestros dolores para llevarnos, a través de la cruz, al gozo de la resurrección. Amén. 
Bajo tu amparo nos acogemos, santa Madre de Dios; no desoigas la oración de tus hijos necesitados; líbranos de todo peligro, ¡oh siempre Virgen, gloriosa y bendita!

ORACIÓN 2 DEL PAPA FRANCISCO A LA VIRGEN

«Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios».

En la dramática situación actual, llena de sufrimientos y angustias que oprimen al mundo entero, acudimos a ti, Madre de Dios y Madre nuestra, y buscamos refugio bajo tu protección.

Oh Virgen María, vuelve a nosotros tus ojos misericordiosos en esta pandemia de coronavirus, y consuela a los que se encuentran confundidos y lloran por la pérdida de sus seres queridos, a veces sepultados de un modo que hiere el alma. Sostiene a aquellos que están angustiados porque, para evitar el contagio, no pueden estar cerca de las personas enfermas. Infunde confianza a quienes viven en el temor de un futuro incierto y de las consecuencias en la economía y en el trabajo.

Madre de Dios y Madre nuestra, implora al Padre de misericordia que esta dura prueba termine y que volvamos a encontrar un horizonte de esperanza y de paz. Como en Caná, intercede ante tu Divino Hijo, pidiéndole que consuele a las familias de los enfermos y de las víctimas, y que abra sus corazones a la esperanza.

Protege a los médicos, a los enfermeros, al personal sanitario, a los voluntarios que en este periodo de emergencia combaten en primera línea y arriesgan sus vidas para salvar otras vidas. Acompaña su heroico esfuerzo y concédeles fuerza, bondad y salud.

Permanece junto a quienes asisten, noche y día, a los enfermos, y a los sacerdotes que, con solicitud pastoral y compromiso evangélico, tratan de ayudar y sostener a todos.

Virgen Santa, ilumina las mentes de los hombres y mujeres de ciencia, para que encuentren las soluciones adecuadas y se venza este virus.

Asiste a los líderes de las naciones, para que actúen con sabiduría, diligencia y generosidad, socorriendo a los que carecen de lo necesario para vivir, planificando soluciones sociales y económicas de largo alcance y con un espíritu de solidaridad.

Santa María, toca las conciencias para que las grandes sumas de dinero utilizadas en la incrementación y en el perfeccionamiento de armamentos sean destinadas a promover estudios adecuados para la prevención de futuras catástrofes similares.

Madre amantísima, acrecienta en el mundo el sentido de pertenencia a una única y gran familia, tomando conciencia del vínculo que nos une a todos, para que, con un espíritu fraterno y solidario, salgamos en ayuda de las numerosas formas de pobreza y situaciones de miseria. Anima la firmeza en la fe, la perseverancia en el servicio y la constancia en la oración.

Oh María, Consuelo de los afligidos, abraza a todos tus hijos atribulados, haz que Dios nos libere con su mano poderosa de esta terrible epidemia y que la vida pueda reanudar su curso normal con serenidad.

Nos encomendamos a Ti, que brillas en nuestro camino como signo de salvación y de esperanza. ¡Oh clementísima, oh piadosa, oh dulce Virgen María! Amén.

 

Operación Kilo Especial

Organización de Misas en la desescalada

Protocolos de orden. Santísimo Cristo de la Victoria. Pulsa aquí.

Plano de la distribución del templo (Puedes descargártelo en PDF pulsando aquí):

 

Colaborar económicamente estos días con la Parroquia o con Caritas Parroquial

¡Cristo ha resucitado! ¡Aleluya!

SECUENCIA DEL DÍA DE PASCUA:

Ofrezcan los cristianos
ofrendas de alabanza
a gloria de la Víctima
propicia de la Pascua.

Cordero sin pecado
que a las ovejas salva,
a Dios y a los culpables
unió con nueva alianza.

Lucharon vida y muerte
en singular batalla
y, muerto el que es la Vida,
triunfante se levanta.

¿Qué has visto de camino,
María, en la mañana?
«A mi Señor glorioso,
la tumba abandonada,
los ángeles testigos,
sudarios y mortaja.
¡Resucitó de veras
mi amor y mi esperanza!»

Venid a Galilea,
allí el Señor aguarda;
allí veréis los suyos
la gloria de la Pascua.

Primicia de los muertos,
sabemos por tu gracia
que estás resucitado;
la muerte en ti no manda.

Rey vencedor, apiádate
de la miseria humana
y da a tus fieles parte
en tu victoria santa.

VERSIÓN LATINA: VICTIMAE PASCHALI LAUDES

Victimae paschali laudes
immolent Christiani.
Agnus redemit oves:
Christus innocens Patri
reconciliavit peccatores.

Mors et vita duello
conflixere mirando:
dux vitae mortuus,
regnat vivus.

Dic nobis Maria,
quid vidisti in via?
Sepulcrum Christi viventis,
et gloriam vidi resurgentis:

Angelicos testes,
sudarium, et vestes.
Surrexit Christus spes mea:
praecedet suos in Galilaeam.

Scimus Christum surrexisse
a mortuis vere:
Tu nobis, victor Rex, miserere.
Amen. Alleluia.