Breve Historia

Nuestra parroquia debe su nombre al patrón de Vigo, el Santísimo Cristo de la Victoria, cuya veneración en aquella ciudad portuaria llena las calles el primer domingo de agosto.

La imagen que se venera en nuestra parroquia fue tallada por Manuel Miranda en Santiago de Compostela y regalada por la comunidad viguesa. Se trata de un Cristo muerto y alanceado de tamaño natural, exento, de estilo barroco, pendiente de una cruz de cuatro metros.

La parroquia fue erigida en 1940, y su territorio se desmembró del de la parroquia de Ntra. Sra. se los Dolores (San Bernardo 101).

Desde su erección canónica, se encomendó la cura pastoral a D. José Alcocer, quien condujo desde 1940 hasta 1975 la vida de esta comunidad cristiana.

Al carecer de templo propio, se comenzó la actividad en el Colegio La Salle San Rafael (1940-1942). En 1943 la parroquia se trasladó al Asilo de Convalecientes, regentado por las Hijas de la Caridad, en la calle Meléndez Valdés.

Mientras tanto, D. José promovía ya la construcción del templo parroquial, con todas las agotadoras gestiones que ello conlleva, que hay que sumar a la cura pastoral: burocracia y administración eclesiástica y civil de terrenos y licencias; el proyecto arquitectónico; y sobre todo recabar los fondos necesarios para la realización del proyecto.

A este respecto, D. José ilusionó constantemente a la feligresía, que correspondió con gran generosidad.

Fruto del empeño del párroco —ante las muchísimas dificultades que surgieron— y la respuesta económica generosa de toda la feligresía a lo largo de más de 20 años, el templo del Stmo. Cristo de la Victoria fue construido y finalmente consagrado en 1963. Este grandioso templo es una obra fruto de la fe del pueblo de Dios en la Victoria de Cristo en la Cruz, que muriendo por nuestros pecados, nos ha alcanzado la salvación.